Nutrición en la Embarazada.


¿Se debe tener una dieta especial durante el embarazo?

Esta es la pregunta de muchas mujeres una vez que se enteran de su estado. En realidad la dieta debe ser simplemente balanceada y debemos eliminar el mito de que ahora tenemos que comer el doble. En realidad, es después del tercer mes de embarazo que los requerimientos aumentan en 300 calorías por encima del requerimiento de cualquier mujer, es decir que si mi requerimiento normal es de 1500 calorías; después del tercer mes de embarazo debo ingerir 1800 calorías, lo que va a satisfacer las necesidades del feto en crecimiento y los cambios en el cuerpo de la madre. La buena nutrición ayudará a prevenir en la madre, anemia, infecciones y la mala cicatrización de los tejidos después del parto.

Lic. M. Gabriela Galarza.

Nutricionista Clínico, Centro Medico de Caracas, (0212) 5559111



una dieta balanceada

Piramide nutricional
Piramide nutricional
El concepto de Dieta Balanceada tiene su origen en la correcta selección de las porciones adecuadas de cada tipo de alimento dependiendo de los requerimientos diarios de cada persona según sus características individuales


La ingesta de nutrientes debe seguir las mismas pautas que la pirámide nutricional en cuya base se encuentra el grupo del pan, la pasta, y cereales, sugiriéndose una ingesta diaria de 7 porciones al días. En la siguiente posición se encuentran los vegetales y frutas de los cuales se deben ingerir un promedio de 4 raciones al día entre los dos. Después se encuentra el grupo de los huevos, granos, carnes y se sugiere consumir al menos 3 raciones al día. Se debe ingerir además 2 raciones de lácteos al día, incluyendo leche y derivados.

En la punta de la pirámide encontramos las grasas saturadas y los carbohidratos de absorción rápida como el azúcar refinada, los dulces de pastelerías, las frituras, las cuales deben tener una ingesta controlada.

Fuentes de alimentos
Fuentes de alimentos
¿Necesito suplementación vitamínica?


Se sugiere el consumo de suplementos vitamínicos desde el momento en que desee quedar embarazada. Suplementos que contengan ácido fólico y otras vitaminas y minerales esenciales que se mencionarán más adelante. En realidad los requerimientos de ciertas vitaminas y minerales están tan aumentados durante el embarazo que es muy difícil cubrir los requerimientos solo con la alimentación, sin embargo todo en exceso es dañino, por lo que no se debe producir hipervitaminosis, es ideal que siempre consulte a su médico.

Estas necesidades en nutrientes (proteínas, grasas y carbohidratos) y micronutrientes (vitamínas y minerales), avanzan según el tiempo de gestación. Es en los últimos tres meses donde se produce un notorio crecimiento fetal y cuando mayor es el requerimiento fetal en energía, vitaminas ( A, E y C, Ac. fólico, tiamina, riboflavina, piridoxina, niacina y B12) y minerales (calcio, fósforo, hierro, zinc, yodo, magnesio, selenio). Mientras que durante el primer trimestre las demandas no son muy considerables. Si las madre no cubre sus necesidades puede que el feto no lo sufra pero en la madre puede presentarse riesgo de anemias o riesgo de hemorragias

¿Cuál debe ser mi ganancia de peso en el embarazo?

Antes de hacer cualquier recomendación sobre la ganancia de peso durante el embarazo, se debe tomar en cuenta el peso de la madre antes de la gestación, para saber si existe un déficit o un exceso. Según el índice de masa corporal podemos saberlo. Este índice combina el peso y la talla de la mujer, es así que la ganancia de peso al final dependerá del índice de masa corporal ( IMC).

Mujeres con un IMC < 19,8 deben ganar 12,5 – 18 kg Mujeres con un IMC 19,8 – 26 deben ganar entre 11,5 y 16 kg Mujeres con IMC 26 – 29 deben ganar de 7 – 11,5 kg Mujeres obesas con IMC > 29 deben ganar 7 kg

Estas recomendaciones son distintas cuando hablamos de adolescentes.

Definitivamente el peso tiene influencia en la evolución del embarazo, puede influir en la función renal de la madre, la capacidad pulmonar y el ritmo cardíaco de la madre

. Sin embargo así como es malo el exceso de peso, también lo es el bajo peso, “el embarazo no es una época para hacer dieta”.

¿Qué hacer con las nauseas, los vómitos y otras molestias?
Estas son las molestias más comunes durante el primer trimestre. En los casos controlados no producen alteraciones importantes en el estado nutricional de la madre o el feto a menos que se vuelvan incontrolables.

Puede que además se presenten otros síntomas como el estreñimiento, la mayoría de las veces causado por los suplementos de hierro, en estos casos se sugiere el consumo de productos altos en fibra como el salvado de trigo, productos integrales, vegetales crudos o levemente cocidos al vapor, consumir las frutas con la piel y el consumo de agua o bebidas como jugos, infusiones, etc. El ejercicio ayuda a tonificar el intestino. Otro problema común es el reflujo ácido, en estos casos no use ropa ajustada, cene dos horas antes de irse a dormir , coma frecuente y en pequeñas porciones, coma bajo en grasas no consuma abundante líquido con las comidas, así evitara la distensión gástrica. Si esto no ayuda, deberá consultar con su médico tratante, quien indicará tratamiento farmacológico en caso de ser necesario.

¿Qué pasa con los antojos?
Esta urgencia por consumir algún tipo de comidas especiales, en la mayoría de los casos, pueden tener su razón fisiológica, debido a la deficiencia de nutrientes específicos, como por ejemplo el magnesio, por lo que algunas mujeres que no tenían el hábito de consumir chocolate, ahora durante el embarazo, lo hacen a diario . Sin embargo no hay estudios que lo demuestren.